domingo, 24 de octubre de 2010

Cargill, otro monstruo llega a Misiones

Finalmente se produjo el desembarco a Misiones de Cargill, la multinacional agroexportadora más grande y nociva del mundo. Firmó un convenio para expandirse en la provincia por diez años.Fuente: revista Superficie 

Sobre la empresa pesan denuncias por destrucción del medio ambiente, trabajo esclavo e infantil, concentración de tierras, uso desmedido de agrotóxicos y evasiones fiscales multimillonarias.


Como si no fuera suficiente perjuicio tener el 10% de la superficie total de la provincia en manos de una empresa extranjera (Alto Paraná), ahora el gobierno misionero acaba de abrir las puertas y posibilitar el desembarco de una de las multinacionales agroexportadoras más cuestionadas y denunciadas de todo el planeta: Cargill. Pesan sobre esta empresa, campañas y denuncias por devastación del medio ambiente, hiper concentración de tierras, destrucción de poblaciones campesinas e índigenas y evasión millonaria de impuestos.
El acuerdo firmado entre la Cooperativa Tabacalera de Misiones (CTM) y Cargill posibilita la expansión de 300 a 3.000 hectáreas las plantaciones de stevia, que luego de cinco años llegarán a 10.000, además de construir una planta procesadora en Misiones. Con el visto bueno del gobernador – que participó del anuncio y celebró el arribo de Cargill – la multinacional que es la mayor exportadora de productos de Argentina planta bandera en Misiones, a pesar de la ser indicada como responsable de la destrucción de millones de hectáreas de bosque en diferentes países.
¿Qué es Cargill?

“Aunque Cargill es el grupo empresario agrícola y de comercialización de alimentos más poderoso del mundo, pocas personas conocen su papel” señala Andrea Samulón, de la Red de Acción por los Bosques, con sede en San Francisco, California. “Cargill es un gran impulsor de las políticas de libre comercio, y su posición está basada firmemente en principios económicos neoliberales. Ellos siempre buscan dónde hacer negocios, y los hacen donde las barreras arancelarias son muy bajas. Por lo tanto, el costo de su producto es más barato, y esto asegura que más gente compra su marca” explicó sobre la empresa norteamericana.
“Para tener idea de que tipo de empresa hablamos, en el año fiscal 2007, Cargill declaró ingresos de 88.3 billones de dólares, y ganancias de 2.34 billones de dólares. Es responsable del 25% de toda la exportación de granos de los Estados Unidos. Es proveedor de aproximadamente el 22% de la carne que se consume en el mercado doméstico de los Estados Unidos . Emplea un poco mas de 158.000 personas en 1.100 localidades de 66 países. Es el más grande productor de aves en Tailandia. Todos los huevos usados en los McDonald’s en los Estados Unidos han pasado por las plantas de Cargill”.

Denuncias en todo el mundo

La multinacional que llega a Misiones, presenta los peores antecedentes posibles. En julio de 2005, el Fondo Internacional de Derechos del Trabajo enjuició a Cargill ante la Corte Federal de Los Ángeles (California) en representación de un grupo de niños de Malí que fueron traficados desde Malí hasta Costa de Marfil para trabajar forzadamente de doce a catorce horas por día sin sueldo, sin comida, ni paga, y golpes frecuentes. La denuncia implica tráfico, tortura y trabajo esclavo de niños que trabajan para las compañías que importan desde África.
Ese mismo año Cargill tuvo que a pagar 130 millones de dólares como multa por las emisiones tóxicas de sus 27 plantas que procesan maíz, trigo, soja, y otros productos para la alimentación, combustible, y etanol.
En noviembre de 2007, Cargill, anunció que retiraba del mercado más de un millón de libras de carne picada contaminadas.
En Brasil, la Corte Suprema de ese país elevó un juicio contra Cargill por haber construido un puerto propio por fuera de todas las normativas legales y ambientales.
En Paraguay, donde Cargill domina el 40% de la producción total de soja, decenas de organizaciones y poblaciones enteras, luchan activamente contra la amenaza a la salud pública, contaminación del agua potable que toma más de 1 millón de personas que viven en la ciudad de Asunción y alrededores, destrucción ambiental y del río Paraguay que tienen como responsable a una sola empresa: Cargill.
Este año, el periodista pampeano Raúl Horacio Mana recibió amenazas de muerte por haber dado a conocer la contaminación ambiental de una planta de Cargill en el pueblo de Bernardo de Larroudé. Contó el trabajador de prensa que “con varias notas e informaciones respecto a la planta de Cargill y la polución ambiental que genera, con documentos, entrevistas y grabaciones, estamos dando a conocer el daño que provoca la empresa. Y a partir de una nota, he recibido posteriormente llamados telefónicos anónimos a mi número de celular con amenazas de muerte. El primero de ellos lo recibí el viernes 30 de julio, alrededor del mediodía y una voz masculina, adulto, en forma amenazante me dijo “ no te metas con Cargill porque te vamos a cagar a palos..”.

Misiones, buen destino para evasores

A principios de octubre de este año, el Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nº 4, a cargo de Alejandro Catania, dispuso el procesamiento del presidente del directorio y gerente de Cargill, Héctor Orlando Marsili, y del gerente a cargo de las operaciones de la firma en Uruguay, Javier Gustavo Fernández Rockboer, como autores del delito de evasión agravada, según los artículos 1 y 2 inciso A de la Ley Penal Tributaria.
Además, se les trabó un embargo por $ 100 millones a cada uno. El procesamiento los deja a un paso del juicio oral en el que podrían sufrir penas de hasta nueve años de prisión.
La decisión de la justicia surgió después de una exhaustiva investigación de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la que consideró que “se ha comprobado una clara intención de defraudar al fisco por cifras millonarias durante los períodos 2000, 2001, 2002 y 2003”, según expresó una fuente del organismo.
“El caso de Cargill y el de Bunge son emblemáticos porque demuestran cabalmente que algunas de las empresas que más ganan son las que más evaden”, señaló el administrador federal Ricardo Echegaray, a la vez que subrayó que “los evasores que engañan al Fisco también le mienten a la sociedad y a los trabajadores” observó la AFIP.

Lo que dice la empresa

Juan Pablo Bernad, representante de Cargill, sostiene que “no nos vamos a quedar en lo agronómico, en producir la hoja, esperamos antes de fin de año tener una planta procesadora que elabore polvo de stevia, un extracto primario, aquí en Misiones. Esperamos que cuando levanten la próxima cosecha ya esté lista la planta para recibirlos”.
Mediante el desarrollo mundial de Cargill se consiguió que en 2008 Estados Unidos incorporara a la yerba dulce en su código alimentario, lo que abrió las puertas de este gigantesco mercado para el tradicional producto de esta región.El resultado del trabajo de Cargill fue Truvia, un producto que se comercializa en todo el mundo como endulzante de mesa y como materia prima en otros productos, como gaseosas y yogures. “Nos está yendo bastante bien con este producto en Estados Unidos, en menos de un año Truvia tiene el 8 por ciento del mercado de los endulzantes intensivos, un logro enorme”, explicó el representante de la multinacional.
!-- Begin Web-Stat code 2.0 http -->